La batalla de Salsu o cómo destruir a tu enemigo en cuestión de minutos

Esto no es lo que habíamos acordado.

28 de julio del 602

En la historia de la humanidad se han producido infinidad de enfrentamientos entre diferentes naciones, por diversos motivos, que han llevado a perpetrar batallas de todos los tipos, pero se puede decir, sin lugar a dudas, que la batalla que se ha librado en el río Salsu, entre el reino de Gogurieo y el imperio de la Dinastía Sui es uno de los enfrentamientos militares más letales de la historia. En cuestión de minutos, más de 300000 soldados han perdido la vida. Así de rápido. ¿Quieres saber cómo lo han hecho?

El emperador Yangdi de la dinastía Sui lleva tiempo obsesionado con sus ambiciosas ansias expansionistas, y el reino de Gogurieo es su deseo preferido, aunque no se lo están poniendo nada fácil.

El rey Yeongyang de Gogurieo ya se negó por completo el pagar el tributo al imperio, como hacían otros reinos vecinos, y con una serie de actos desafiantes desencadenó la inevitable guerra entre ambos ejércitos.

Este es el motivo por el que se presentó con una poderosa hueste a las puertas de Gogurieo para conquistarlo, pero las defensas dirigidas por el comandante Eulji Mundeok fueron lo suficientemente buenas como para mantener a salvo su territorio, conteniendo al ejército invasor.

Los soldados imperiales, faltos de provisiones y exhaustos como para emprender el asalto de la fortificada ciudad, recibieron por fin una buena noticia, ya que el rey Yeongyang había decido concederles la retirada en paz para marchar a sus casas, pero con una condición: abandonar la guerra contra su reino.

Al llegarle las noticias diplomáticas al emperador Yangdi y después de pensarlo mucho, aceptó de mala gana el trato ofrecido por su enemigo y ordenó la vuelta a casa de maltrechos soldados. Suficiente habían aguantado ya.

Y de esta manera, con la palabra como arma, es como acabaron en cuestión de minutos con los invasores. Pero espera un momento… ¿Esto es lo que realmente ha pasado? No.

Cuando los soldados retornaban a tierras imperiales, tuvieron que cruzar el río Salsu, y cuando se encontraban desprevenidos, el comandante Mundeok les tendió una trampa y ordenó abrir una presa que previamente habían construido aguas arriba del paso fluvial, que provocó una enorme riada que se llevó por delante a sus enemigos, destrozando por completo a más de 300000 soldados en un suspiro.

Pero no se quedó aquí la cosa, ya que Mundeok mandó a su caballería atacar a los supervivientes que había quedado despistados en ambas orillas del río. Solo 2700 militares consiguieron salvar la vida. Después de esta emboscada, no creo que vayan a ser buenos amigos. 

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!