Un sacerdote detenido por intentar asesinar a la reina

Palacio Real de Madrid
Una de las humildes casas de la reina en Madrid.

2 de febrero de 1852

La Guardia Real ha detenido a un sacerdote en Madrid de 63 años por el intento de asesinato contra la reina de España, con el resultado de lesiones leves a la víctima.

Los hechos han ocurrido en la ciudad de Madrid, cuando la víctima, la reina Isabel II, iba a realizar una visita a la basílica de Atocha para dar las gracias por el nacimiento de su reciente hija.

El autor de los hechos, un sacerdote llamado Martín Merino, aprovechó su sotana para esconder un estilete de unos veinte centímetros que utilizó para agredir a la monarca.

Por suerte, no se tuvieron que lamentar daños mayores, ya que el corsé que llevaba puesto la reina le sirvió de protección contra la puñalada del cura Merino.

Según el informe médico, la víctima presentaba una herida en la parte media anterior y superior del hipocondrio derecho, de siete a ocho líneas en su trayecto transversal, no apreciándose carácter de gravedad.

El cura Merino
¿Qué esconderá debajo del hábito?

«Yo le perdono. Que no le maten por mi causa», explicó Isabel II para intentar calmar los nervios después de lo sucedido.

Sin embargo, el autor del regicidio ya se encuentra en la cárcel del Saladero, donde permanecerá hasta la celebración del juicio, aunque se estima que recaiga sobre él la mayor pena posible: la muerte por garrote vil.

¿Quién es el cura Merino?

La información de última hora que se conoce del cura asesino, señalan que ingresó en la orden franciscana en 1808, aunque su formación sacerdotal sufrió un pequeño paréntesis con la Guerra de la Independencia de España, ya que el cura participó como guerrillero contra los franceses.

Tras un periodo de su vida en Francia, donde ejerció como párroco, volvió a Madrid, y tuvo la gran suerte de ser premiado en la lotería del país. El premio lo utilizó para organizar un negocio -que le fue bastante mal- de prestamista. Todo un emprendedor.

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!