Nace una nueva religión

mormones
No es incompatible el ser profeta y vestir bien.

6 de abril de 1830

«Cuanta más variedad de religiones haya, mucho mejor». Esto es lo que pudo pensar el estadounidense, Joseph Smith, el fundador de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, al decidir que había llegado el momento de dar a conocer su visión de como debe ser la religión definitiva.

Este 6 de abril, en el estado de New York, se ha celebrado la ceremonia de fundación de la nueva iglesia, de una manera muy humilde: en una cabaña, y con tan solo seis invitados.

De esta forma tan personal, los miembros de la reciente orden se están preparando para difundir su mensaje por todo el territorio de los Estados Unidos, y también en el resto del mundo.

La idea de poner en marcha esta nueva variante americana del cristianismo fue gracias a una revelación que vivió su fundador, Joseph Smith, a la edad de 14 años.

El joven Smith experimentó una crisis existencial, y gracias a ello, tuvo una conversación con el Altísimo y con el Dios Hijo (Dios y Jesucristo) que le confesaron que todas las religiones estaban equivocadas, y que debía transmitir la verdadera fe a la humanidad. Evidentemente, si te pide algo así el jefe supremo, cómo le vas a decir que no.

Más tarde, un ángel llamado «Moroni» se presentó ante él, y le reveló la existencia de uno libro oculto donde estaban plasmadas las enseñanzas verdaderas en un lenguaje totalmente desconocido para la humanidad. Estos textos fueron traducidos por el nuevo profeta y servirán como guía a los futuros fieles.

Y de este modo, es como se crea una nueva orden religiosa que se añade, al ya extenso, repertorio de religiones a nivel mundial. La competencia va a ser brutal.

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!