Se inaugura el rascacielos más alto del mundo

Empire State Building
A ver cuanto le dura el récord

1 de mayo de 1931

El año pasado comenzó una guerra por ver quién conquistaría las alturas. Hoy, por fin, ha terminado esa batalla con la inauguración del Empire State Building, el rascacielos más alto del mundo.

El actual presidente de los Estados Unidos, Herbert Hoover, ha sido el protagonista de una novedosa inauguración, pues desde su despacho en la Casa Blanca ha sido el encargado de «apretar el botón» para encender las luces del Empire State. No se mueva mucho, señor Hoover.

Con esta peculiar presentación, se pone fin a una disputa por ver quien era capaz de construir el rascacielos más grande del mundo, después de que el año pasado abriera sus puertas el edificio Chrysler, hasta hoy, el edificio más alto.

Los ciudadanos de Nueva York han contemplado durante este último año como el nuevo gigante de ladrillos iba creciendo a una velocidad de 4,5 pisos por semana. Una velocidad asombrosa, en plena crisis financiera, que los 3500 trabajadores han conseguido terminar en tan solo 410 días.

Para ver plasmada la idea del arquitecto del Empire State, William F. Lamb, se han necesitado 10 millones de ladrillos; más de 6500 ventanas; 1.860 escalones al piso; 73 ascensores; 60.000 toneladas de acero y una larga lista de materiales y recursos, todo ello para culminar esta obra de ingeniería que ha supuesto un gasto de 41 millones de dólares.

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!