Julio César cruza el Rubicón

Julio Cesar
Las dudas acechan a Julio Cesar.

10 de enero de 49 a.C.

Frente a las tranquilas aguas del río Rubicón, Julio César se para pensar. Es consciente que la decisión que va a escoger no tiene vuelta atrás. Aguarda su tiempo. Cruzar el río significa convertirse en enemigo de la República e iniciar una guerra civil que acabará con la vida de muchos de sus compatriotas.

Ese momento de reflexión hace que aparezcan dudas en la cabeza del general. Sopesa todas las consecuencias, y con su XIII Legión toma la determinación de seguir adelante. Su destino le espera.

Antes de cruzar el Rubicón para llevar a las puertas de Roma una inevitable guerra, una frase resuena con fuerza en su interior: «la suerte está echada».

Avanza decidido, sin mirar atrás, pues sabe que sus hombres le acompañaran a cualquier final. Solo hay un camino ahora.

Pero espera un momento…

¿Qué ha llevado a Julio César tomar esta decisión tan extrema?

El motivo que ha conducido a Cayo Julio Cesar a cruzar la frontera natural entre Roma y la Galia Cisalpina, constituida por el río Rubicón, fue la maniobra del Senado que obligaba a Cesar a dejar de ser gobernador de las Galias, entregar sus legiones y acudir a Roma. Un intento de arrebatarle todo poder.

La popularidad que tiene Cesar entre la plebe, y sus constantes victorias militares son un problema para el Senado.

Conscientes de ello, y el miedo de que el general no aceptara las obligaciones impuestas, e iniciara una guerra, el Senado proclamó el estado de emergencia y concedió a Pompeyo, su antiguo amigo y aliado, poderes excepcionales para impartir justicia.

Julio Cesar no recibió de buen agrado las noticias que llegaban de Roma, y mucho menos con el ascenso al poder de Pompeyo.

¿Acatar las normas que le han impuesto, y dejar que su antiguo aliado, y ahora enemigo, se haga con el control de Roma? ¿Comenzar una guerra civil para acabar con Pompeyo y ascender al poder absoluto?

Cruzando el Rubicón
La decisión está tomada. El avance imparable. (PD)

Estas son algunas de las cuestiones que contaminaban la mente del militar antes de tomar la decisión de cruzar el río Rubicón.

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!