Una nueva alianza surge para frenar la expansión otomana

Santa liga
Los miembros de la Liga Santa de la justicia.

25 de mayo de 1571

El papa Pío V ha conseguido reunir una gran coalición para hacer frente a uno de los mayores enemigos que azotan a las comunidades cristianas: el imperio otomano.

Las preocupaciones del avance otomano por el Mediterráneo, después de conquistar el ejército de Selim II la isla de Chipre, han sido los motivos por los que el papa Pío V haya decidido anunciar hoy esta alianza para frenar la expansión del islam por Europa.

La Santa Alianza la compondrán el Imperio Español, la República de Venecia y los Estados Pontificios.

Sin embargo, las negociaciones con los países que compondrán la coalición bautizada como la Liga Santa, no han sido fáciles, pues cada país tenía sus propios intereses. Después de intensas reuniones, por fin, se llegó a un acuerdo en el que cada nación participante se repartirá los gastos de la contienda.

Las reparticiones de gastos, tropas y soldados son dispares. Al Imperio Español le corresponde tres sextos de los gastos totales, prácticamente, la mitad. A la República de Venecia, dos sextos, y a la Santa Sede, el resto.

En cuanto a la armada, se tiene previsto hacer el mayor esfuerzo posible para aportar un total de 200 galeras, 100 naves y 50.000 soldados de infantería, así como, multitud de suministros y armamento.

Asimismo, las naciones de la Liga han decidido cada uno a sus comandantes que estarán bajo el mando absoluto de don Juan de Austria, hijo ilegítimo del rey español, Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico , y por tanto, hermanastro del rey Felipe II, que será el encargado de dirigir las futuras intervenciones militares contra el imperio otomano.

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!