Cuando tengas un mal día… piensa en Mauricio

Muerte emperador Mauricioo
Algo parecido a esto era la cara del pobre Mauricio. (wikicommons)

27 de noviembre del 602

Quién no ha tenido alguna vez un mal día. Está claro, que hay días mejores y otros peores, pero seguro que si el emperador Mauricio hubiera sabido lo que le esperaba, todavía seguiría sin levantarse de su cama, aunque con ello no hubiera evitado su trágico destino.

Sin embargo, los acontecimientos que han ocurrido en Constantinopla tiene unos antecedentes que sirven para entender la cruel muerte del emperador a manos de sus fieles soldados.

Los 20 años que llevaba Mauricio en el poder no han conseguido mantenerle con vida, sino todo lo contrario, ya que el desgaste político sufrido durante estos años atrás ha provocado que su ejército se haya declarado en rebeldía, bajo el nuevo liderazgo del soldado Focas.

Las pésimas condiciones de sus hombres, las guerras interminables y las esperanzas de un nuevo líder en el que confiar, son los motivos que han llevado a los soldados de Mauricio a las mismas puertas de la capital del imperio bizantino, con la intención de sustituir a su anterior líder para alzar en el mando a Focas.

Cuando el ejército de rebeldes llegó a las puertas de Constantinopla, tenían una orden muy clara: encontrar a Mauricio, y decapitarle.

Poco le sirvió el intento de huida al emperador, ya que fue apresado por sus antiguos hombres de confianza.

Mauricio, consciente de la situación, sabía que su vida acababa hoy, pero lo que no esperaba era la crueldad de su última imagen en vida.

Focas y sus soldados obligaron al emperador a observar como asesinaban a sus hijos delante de él, para que se fuera al otro mundo sabiendo que no le quedaría descendencia alguna.

Después de presenciar la muerte de sus cinco hijos, un golpe seco en el cuello separó su cabeza del cuerpo, acabando de esta terrible manera, con la vida del emperador bizantino.

Así que recuerda, si tienes un mal día, piensa que puede llegar a ser peor. Sigue adelante.

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!