Tragedia en Heysel: 39 muertos y 600 heridos

heysel tragedia
Sin palabras.

29 de mayo de 1985

Un día cálido en el Estadio de Heysel, en Bruselas, presagia una noche infernal. Un estadio con 60.000 personas, y entre todas ellas, se encuentra un niño llamado Andrea Casula con apenas once años, y con toda una vida por delante, que acompaña a su padre Giovanni con la ilusión de celebrar la victoria de su equipo preferido.

Él no es consciente de la rivalidad de los dos clubes que se enfrentan, tan solo es un niño, quiere disfrutar del partido que padre e hijo llevan tanto tiempo deseando.

Una hora antes del inicio del partido, en un ambiente festivo como es una final de Copa de Europa, Andrea y su padre cantaban y festejaban lo que prometía ser una noche para el recuerdo, de esas historias que cuando sea mayor se lo contará a sus hijos.

Sin embargo, el destino iba a ser totalmente diferente, ya que desde la grada de al lado, hooligans del Liverpool empezaron a encender el ambiente. El sentimiento de revancha que acumulaban los hinchas británicos por perder la final pasada de la Supercopa de Europa contra la Juventus, y el estado de embriaguez, fue un cóctel explosivo difícil de parar.

Andrea y su padre, al igual que cientos de aficionados italianos, comenzaron a huir de la lluvia de objetos y la ira de los radicales del club inglés. Poco pudieron hacer los 39 fallecidos que no encontraron escapatoria en la avalancha de personas contra el muro que separaba las gradas, entre ellos, Andrea y Giovanni. La final tan esperada por padre e hijo, se convirtió en su final inesperado.

¿Cómo puedes explicar a una madre, que el fanatismo de unos locos, le arrebató la vida a su pequeño?

El partido perdió todo sentido, pero desde la organización decidieron continuar ante el temor de mayores disturbios. Se espera que reciban un castigo sin precedentes, aunque el daño ya está hecho.

Lo triste de todo, es que este tipo de conductas se seguirán produciendo en el mundo del futbol a lo largo y ancho del planeta.

Juventus de Turín 1 – 0 Liverpool

Compártelo, que lo sepa todo el mundo
error: ¡Contenido protegido!